miércoles, 5 de diciembre de 2007

LA CASPA ES CONTAGIOSA

Agencias - El dermatólogo Abdoulaye Casoliba (ciudadano senegalés de origen andorrano y afincado en Barcelona por motivos de sobra conocidos), tiene a su cargo un equipo de investigación que ha dedicado los últimos 7 años al estudio de este fenómeno, que ha aportado concluyentes y sorprendentes revelaciones. Curiosamente, su laboratorio está ubicado en la calle Caspe de la ciudad condal.

El doctor Casoliba y su equipo ha determinado que la caspa se contagia entre seres humanos, especialmente entre individuos que presentan el mismo tipo sanguíneo.

Cuidadosos análisis efectuados han determinado que las partículas casposas se comportan como las células cancerosas o el resfriado común. Transportadas en el aire, las partículas aterrrizan en cueros cabelludos sanos y los degeneran simplemente por contacto, al transmitir información celular defectuosa.

La próxima tarea del equipo es desarrollar una vacuna preventiva contra este tipo de contagio, que podría salir al mercado en un par de años.

Este eminente dermatólogo ya había obtenido el reconocimiento de la comunidad científica internacional al demostrar en el año 1983 que el vello púbico de Guifré el Pilós (Comte de Barcelona, Girona, Urgell y Cerdanya, 840-897 dC) en realidad no era rizado sinó lacio debido a una mutación de los genes que rigen el crecimiento piloso (trastorno conocido como Síndrome de Casoliba, en su honor).